“Gluten, lactosa y otras modas”, de Dráuzio Varella

dieta-vegana

Nunca ha habido tantas modas en la dieta. Dieta sin gluten, sin lactosa , sin grasas, sin carbohidratos, sin animales e incluso dietas sin dieta que contienen ADN (piedras, tal vez).

La historia de nuestros antepasados ​​es la de la miseria. De los 6 millones de años de nuestra especie, al menos el 99,9% del tiempo cazamos, pescamos, recolectamos frutos y raíces y luchamos contra los cadáveres de animales con otros carnívoros hambrientos.

Hace diez mil años insignificantes, el auge de la agricultura creó la oportunidad de abandonar la vida nómada y almacenar suministros para la era magra.

Aún así, las epidemias de hambre y desnutrición han llegado hasta nuestros días. A mediados del siglo pasado hubo una hambruna colectiva en Francia, Inglaterra, Alemania y otros países de Europa.

La abundancia de alimentos solo llegó a la mesa de grandes poblaciones después de la Segunda Guerra Mundial, gracias a la mecanización y los avances en la agricultura y la tecnología de conservación de alimentos. Hoy, un brasileño de clase media tiene acceso a comidas más variadas y nutritivas que las de los nobles en los castillos medievales.

La abundancia trajo exageración. Un cerebro con circuitos de neuronas configurados en momentos de necesidad no desarrolló mecanismos de saciedad, capaces de detener los impulsos viscerales que despierta el hambre, antes de que nos atiborremos hasta sentirnos mal de tanto comer.

Esencial para sobrevivir cuando necesitábamos acumular reservas para los largos períodos de ayuno que siguieron, esta estrategia se volvió en nuestra contra.

Al mismo tiempo, los días en los que gastamos energía para alimentar a la familia han quedado atrás. Por primera vez en la historia de la humanidad, disfrutamos del privilegio de ganarnos la vida con cómodas sillas. Con solo tocar un teléfono celular, el dial de pizza entrega 5,000 calorías a la puerta, sin levantarse del sofá.

La abundancia y el sedentarismo, la glotonería y la pereza crearon las raíces de la epidemia de obesidad que azota al mundo. Noviembre de 2016 fue el primer mes de los tiempos modernos en el que la esperanza de vida disminuyó en comparación con el mes anterior en Estados Unidos.

Gluten y lactosa, ¿realidad o tendencia?: la era 'sin' | Lifestyle | EL MUNDO

Seguimos el mismo camino. Continuando con este paso, la obesidad y un estilo de vida sedentario harán que nuestros hijos vivan menos que nosotros.

Sin voluntad ni coraje para afrontar la realidad de que comemos más de lo necesario y caminamos menos de lo que deberíamos, buscamos una forma mágica de mantenernos saludables.

Inventamos teorías asombrosas que Internet difunde con tanta rapidez que se convierten en ideologías con manadas de ardientes defensores: la carne es veneno, ningún animal adulto bebe leche, el gluten engorda y se hincha, jugo de berenjena reduce el colesterol y muchos otros.

Es una pérdida de tiempo y el riesgo de perder amigos cuestionar estas creencias. De nada sirve decir que nuestros antepasados ​​no hubieran sobrevivido si no hubiera sido por la carne, que los alimentos con gluten suelen contener carbohidratos simples con altos índices glucémicos, que la mala berenjena nunca tuvo la intención de proteger a alguien de un infarto y que los jaguares adultos no beben leche. por la misma razón que no beben cerveza de barril ni agua corriente.

Para confundir aún más, los estudios con resultados que requerirían interpretaciones estadísticas cautelosas y confirmación en investigaciones más elaboradas se destacan en los medios como si presentaran conclusiones definitivas. En un día, el huevo es una bomba de colesterol a punto de estallar las coronarias; en el otro, aseguran que tiene un alto valor nutricional. La carne de cerdo que alguna vez fue la madre de todos los males ha sido rehabilitada, la carne de vacuno está bajo sospecha.

La confusión se debe a que estos estudios suelen ser de observación. En ellos se analizan las características dietéticas de una población y las enfermedades que la aquejan. En ciencia, se considera que las publicaciones de este tipo solo generan hipótesis. Para confirmarlos, son fundamentales los estudios prospectivos, aleatorizados, mucho más complejos, costosos y que requieren más tiempo.

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *