Vida sexual, ejercicio y nutrición durante el embarazo

El embarazo es un momento muy particular en la vida de una mujer. Cada embarazo es único y está rodeado de interrogantes e incertidumbres que parten del descubrimiento de una nueva vida hasta el nacimiento del bebé. ¿Qué tipo de comida necesitas? ¿Es posible tener relaciones sexuales durante los nueve meses? ¿Vale la pena practicar actividades físicas durante este período?

Hablamos con profesionales de la salud para comprender un poco más sobre estos temas y responder las preguntas que surgen durante esta fase.

¿Pueden las mujeres embarazadas tener relaciones sexuales o no?

Para muchas parejas, tener relaciones sexuales durante el embarazo puede ser un problema. Según Polyanna Pereira de Azevedo, ginecóloga de Clínica Leger, la variación hormonal influye mucho en la libido, especialmente en el primer trimestre. Con el paso de los meses, el deseo sexual se normaliza y el deseo de tener sexo puede volver, pero eso va de mujer a mujer.

Nutrición para corregir las náuseas en el embarazo | CuidatePlus

Lo que impide que muchas parejas tengan relaciones sexuales durante el embarazo es el miedo a lastimar al bebé en el útero. Polyanna explica que no hay peligro, ya que el cuello uterino está formado por un tejido muy rígido. Además, el líquido amniótico también protege contra los golpes mecánicos.

“Durante el sexo, las mujeres liberan hormonas que generan una sensación de relajación y bienestar. Algunos investigadores sostienen que tener sexo durante este período es bueno porque ayuda a controlar la ansiedad, mejora la autoestima, favorece el orgasmo femenino, al aumentar la lubricación vaginal de la gestante, y ayuda en el momento del parto natural, porque la práctica ejercita los músculos vaginales ”. explica el doctor.

Pero el ginecólogo deja una advertencia: no se aconseja el sexo sin condón durante el embarazo, ya que también funciona como una forma de prevenir las infecciones de transmisión sexual (ITS), que pueden afectar el desarrollo del embrión.

¿No hace ejercicio una mujer embarazada para evitar el esfuerzo físico?

Se recomienda la práctica de actividades físicas en cualquier momento de la vida. Durante el embarazo, la atención debe ser un poco más alta para que las mujeres embarazadas y los bebés se mantengan seguros y saludables. Todo tipo de ejercicio es válido, siempre y cuando haya siempre el seguimiento de un profesional de educación física.

Pero si el deseo es buscar una actividad que ayude a reducir la fatiga y la ansiedad, que proporcione una sensación de relajación y aumente la fuerza y ​​estabilidad del cuerpo, ¿qué tal probar el yoga? La instructora senior de yoga de Bodytech, Sanny Jacome, fomenta la práctica de esta modalidad, ya que prepara el suelo pélvico para el parto natural y trabaja en la respiración, que ayuda a oxigenar a la madre y al bebé.

“Para lograr los beneficios del yoga, es necesario asistir a clases con regularidad y hacerlo al menos dos veces por semana. Si la embarazada ya practicaba yoga antes de quedar embarazada, puede comenzar en el primer mes de embarazo. De lo contrario, es mejor comenzar después del tercer mes, con la aprobación del obstetra. Lo más importante es sentirse bien en los puestos ”.

La ansiedad gestacional es muy común y estas emociones tienen efectos en el cuerpo. Cuando estamos ansiosos, los músculos se contraen y esto dificulta la respiración. Según la instructora de Bodytech, en yoga se considera que esta es una calle de doble sentido: «si tus emociones pueden provocar efectos físicos, entonces los cambios físicos pueden cambiar la forma en que te sientes», dice.

Un cuerpo relajado puede descansar la mente y lograr varios beneficios. Sanny refuerza que los científicos demuestran cómo el estrés durante el embarazo es responsable de los partos prematuros y el bajo peso al nacer. Por lo tanto, es aún más importante que la mujer embarazada se encuentre en un ambiente cómodo y relajante.

Los beneficios del yoga para aumentar la libido

¿Cuál es la forma de comer mejor durante el embarazo?

Al igual que con el ejercicio físico, la alimentación saludable debe estar presente en la rutina durante toda la vida. En los primeros meses de embarazo, la mujer suele tener aversión a algunos alimentos que antes eran muy bien aceptados por el organismo. En esta etapa, la calma es necesaria para una nueva aceptación de sabores y olores.

La nutricionista Luana Rocha tiene un consejo precioso para este momento: las porciones pequeñas. Esto ayuda a la mujer embarazada a seguir consumiendo verduras y hojas, y es importante variar el menú para ayudar con la readaptación. Las legumbres como los frijoles y los guisantes también son muy bienvenidas, ya que contienen fibra, proteínas y hierro. Comer frutas a diario es fundamental, siempre lavadas y desinfectadas.

Actividad física en el embarazo: ejercicios recomendados

Luana también explica que las mujeres embarazadas deben evitar los alimentos crudos y poco cocidos, ya que el riesgo de contaminación puede ser alto y perjudicial para la salud.

“Lo que realmente no se debe consumir, independientemente de la cantidad, es carne cruda o poco cocida. Esto incluye la comida japonesa, a menudo la favorita de las mujeres embarazadas. La yema de huevo blanda también forma parte de este grupo, así como las verduras, verduras y hojas crudas en lugares donde no estamos seguros del control de la higiene ”.

Y presta atención a dos muy malas costumbres: pensar que puedes comer para dos y no querer comer por miedo a engordar demasiado. Los excesos, por ambos lados, pueden derivar en complicaciones durante el embarazo, como diabetes gestacional, preeclampsia, parto prematuro, malformaciones y bajo peso al nacer, que condicionan la aparición de enfermedades y complicaciones mayores tras el nacimiento del bebé. Por ello, la nutricionista aconseja la orientación de un profesional para que la futura mamá y el bebé puedan disfrutar de estos nueve meses de la forma más saludable posible.

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *